Categoría: (1)

La reactivación del mercado de alquiler de oficinas en los últimos meses constituye uno de los signos de la recuperación de la actividad económica. En este nuevo proceso de crecimiento se observa la aparición de algunos cambios en el modo de concebir los espacios de trabajo. Si en los últimos años hemos visto un esfuerzo por romper la jerarquía y la separación física entre empleado, ahora son patentes cuestiones como la flexibilidad, la movilidad, la tecnología y la búsqueda de un entorno agradable para trabajar.

En ese sentido, según señalan los expertos, «hay una transformación en el modelo de trabajo que tiende hacia una fórmula más colaborativa y multidisciplinaria, una mayor movilidad de los empleados y un tiempo de respuesta más inmediato». Estos aspectos quizá cobran especial relevancia para las nuevas empresas de base tecnológica, en las que hay preferencia por los edificios inteligentes, que permiten una organización más abierta y flexible y que disponen de sistemas de gestión automatizados.

Junto a los recursos tecnológicos, se valoran «Los espacios flexibles dentro de la oficina, sin divisiones entre departamentos, que incentivan la comunicación entre empleados, la colaboración y el networking. Estas zonas permiten adecuar la oficina a cualquier necesidad». Asimismo, se da importancia a la disponibilidad de zonas de descanso, y al hecho de contar con todos los servicios necesarios para no tener que desplazarse lejos de las oficinas. Incluso, se apunta a la conveniencia de diseñar espacios con cierto estilo hogareño, para transmitir sensación de comodidad y confort a los trabajadores.

Por otra parte, otros colectivos, como los que operan en el sector jurídico, siguen prefiriendo el alquiler en zonas céntricas y en edificios de planta noble, que les faciliten el acceso a las sedes de la Administración Pública y que les proporcionen una imagen de prestigio. «el barrio de Almagro y más concretamente el área comprendida entre las calles Génova, Almagro, Miguel Angel y Paseo de la Castellana conocida como triángulo de oro, es uno de los más codiciados por los gabinetes jurídicos. En el distrito de Salamanca, los ejes de negocio que conforman el Paseo de la Castellana y Recoletos también registran una fuerte demanda por parte de los despachos profesionales especializados en derecho y economía».

Asimismo, esta última zona tiene interés preferente para el mundo financiero, como oficinas de banca privada, fondos de inversión, socimis y otras entidades financieras.