La compañía portuguesa Pegasus Oil, dedicada a la venta y distribución de hidrocarburos, ha trasladado su sede en Madrid a una oficina de 200 metros cuadrados en el Paseo de la Castellana. La operación ha sido gestionada por Mengó Consultores.

Se trata de una  excelente ubicación, con fácil acceso a medios de transporte y vías de comunicación, e una zona con todos los servicios del centro de la capital.

Esta empresa ofrece carburantes para todo tipo de industrias, desde la industria manufacturera pasando por la agricultura, automoción, construcción y calefacción. Cuenta con una extensa red de delegaciones por toda la península.